We make it happen...

Gabinete de psicología y desarrollo personal

Patricia Derlinchán

Niños en movimiento

España ya supera a Estados Unidos en obesidad infantil.


España se ha situado por delante de Estados Unidos en obesidad infantil, con un  19% de niños obesos en este país frente al 16% de los estadounidenses, un porcentaje que triplica al de hace 30 años.

La mayor parte de los niños obesos se convierten en adultos obesos y más de la tercera parte de las obesidades observadas en la edad adulta existían ya en la infancia.

La obesidad tiene un origen multifactorial, donde la libre disponibilidad de alimentos, los cambios en los hábitos alimentarios, el sedentarismo o los factores psicológicos y sociales tienen una importancia fundamental.

El sobrepeso y la obesidad tienen una gran repercusión sobre el desarrollo psicológico y la adaptación social del niño. La obesidad les hace ser rechazados, desarrollar baja autoestima y dificultades para lograr amistades. Esto les conduce a aislarse socialmente y a padecer depresión con más frecuencia que otros niños. Se convierten así en niños menos activos y tienden a refugiarse en la comida, agravando y perpetuando su obesidad. Se ha comprobado que los niños obesos tienen una pobre imagen de sí mismos y expresan sensaciones de inferioridad, rechazo y escaso rendimiento escolar.

El desarrollo de la obesidad desde la infancia y su persistencia hasta la edad adulta también tienen consecuencias negativas sobre la salud, como por ejemplo, un aumento significativo en el riesgo de padecer complicaciones metabólico-vasculares como son hipertensión, dislipidemia y resistencia a la acción de la insulina.

La evaluación precoz de la obesidad infantil es importante porque es el mejor momento para intentar evitar la progresión de la enfermedad y la morbilidad asociada a la misma.

En el tratamiento multidisciplinar de la obesidad infanto-juvenil, la intervención psicológica busca minimizar las conductas que interfieren en la pérdida de peso. En muchas ocasiones encontramos que, las dificultades para bajar de peso o mantenerlo, no se deben únicamente a unos inadecuados hábitos de alimentación o a la poca actividad física, sino que están muy relacionados con los índices de ansiedad y de depresión, y que estas dificultades se incrementan en jóvenes con obesidad severa.

Por todo esto, el programa "Niños en movimiento" ofrece el mejor tratamiento para la obesidad infantil, al ser un programa multidisciplinar que promueve cambios en el estilo de vida, combinando la educación nutricional, el aumento de la actividad física, la modificación de conductas y el trabajo con las emociones.

Puesto que la familia es una pieza clave para el éxito del tratamiento, se trabaja de manera paralela con el entorno familiar del niño, facilitando así, todos los cambios necesarios en su estilo de vida.

¿En qué consiste el programa?

El programa consta de 11 sesiones, distribuidas en 11 semanas. Cada taller semanal tiene una duración de 1 hora aproximadamente. Son talleres grupales, por un lado los padres y por otro los niños. Después de estos talleres seguiremos en contacto para asegurar que todo lo aprendido sigue realizándose. En el mantenimiento serán consultas más espaciadas, una vez al mes, cada tres meses...hasta llegar a una visita anual.

AddThis Sharing
Show