We make it happen...

Gabinete de psicología y desarrollo personal

Patricia Derlinchán

Trastorno por atracón

El trastorno por atracón es un trastorno de la conducta alimentaria reconocido recientemente.
Este trastorno se caracteriza por episodios recurrentes de voracidad, que consisten en comer en un período de tiempo concreto (por ejemplo, en dos horas) una cantidad de comida que es mucho mayor de lo que la mayoría de gente podría comer en el mismo tiempo y en circunstancias parecidas.

Otra característica del trastorno por atracón es el sentimiento de pérdida de control durante este período de tiempo. Estos episodios suelen aparecer como mínimo dos veces por semana, y por norma general, no suelen purgarse mediante el uso de los vómitos o de laxantes. Por lo que es obvio, que su peso aumente y en muchas ocasiones, se encuentren en un nivel de sobrepeso u obesidad.
Sufren malestar respecto a sus “atracones”.
La mayoría de personas que sufren este trastorno presentan algunos de los siguientes síntomas:

      • Episodios frecuentes de comer lo que considerarían otras personas una cantidad excesiva
      • Sensaciones frecuentes de no poder controlar lo que come o cuanto come
      • Comer mucho más rápido que lo normal
      • Comer hasta estar incómodamente llenos (llegar a la plenitud incomoda)
      • Comer grandes cantidades de comida, aun sin sensación de hambre
      • Comer en solitario por vergüenza de la cantidad de comida ingerida
      • Sentirse a disgusto, depresión, o vergüenza después de un atracón
      • Cambios frecuentes de peso
      • Sentir baja autoestima
      • Perder el deseo sexual
      • Hacer dietas frecuentes

El trastorno por atracón afecta aproximadamente al 2% de la población general adulta y es más frecuente en las mujeres que en los hombres. En el 30% de las personas con obesidad se encuentra presente el trastorno por atracón, fallando en ellos los tratamientos habituales para la obesidad.

La terapia cognitivo-conductual es, hasta este momento, la más eficaz para el tratamiento del trastorno por atracón puesto que enseña a las personas a generar hábitos de alimentación y actividad física saludables. Proporciona las herramientas necesarias para romper la asociación que existe entre el atracón y el estado emocional. Ayuda a identificar qué variables personales contribuyen al mantenimiento del trastorno, y se trabajan para que aporten el equilibrio necesario para sentirse bien. Esta terapia también aporta las estrategias necesarias para manejar la ansiedad, que en la mayoría de casos es la responsable de que se den los atracones.

Con la terapia cognitivo-conductual la persona conseguirá:

      Estabilidad emocional
      Consolidar los hábitos saludables aprendidos
      Aumentar su autoestima
      Potenciar los puntos fuertes y recursos personales.

AddThis Sharing
Show