We make it happen...

Gabinete de psicología y desarrollo personal

Patricia Derlinchán

Habilidades sociales/ Asertividad

Las habilidades sociales son un conjunto de comportamientos aprendidos, pero también emociones y pensamientos, que nos permite:

   - comunicarnos con los demás de una manera eficaz
   - mantener relaciones interpersonales satisfactorias
   - sentirnos bien - obtener lo que queremos​
   - lograr que las otras personas no nos impidan alcanzar nuestras metas u objetivos.

Puesto que gran parte de nuestros problemas e insatisfacciones se relacionan con nuestras relaciones con los demás, si mejoramos,  aunque sea mínimamente, esta habilidad, veremos cómo nuestro bienestar y nuestra calidad de vida se ven beneficiadas.​

Consecuencias de tener buenas habilidades sociales:

- Las relaciones interpersonales son nuestra principal fuente de bienestar, pero si tenemos    déficits de habilidades sociales, pueden convertirse en una gran fuente de estrés y malestar.

- Si mantienes relaciones satisfactorias con los demás, tu autoestima mejorará.

- Si tenemos buenas habilidades sociales sentiremos con mayor frecuencia emociones positivas,    puesto que será más difícil sentirnos rechazados, infravalorados o desatendidos por los demás.

- Las personas que tienen pocas habilidades sociales suelen sufrir con mayor frecuencia    alteraciones psicológicas como ansiedad o depresión, así como enfermedades psicosomáticas.​

​- Ser hábil socialmente contribuye a mejorar nuestra calidad de vida, puesto que en numerosas    ocasiones nos sentiremos mejor y nos ayudará a conseguir lo que queremos.

Cuando llevas sintiéndote un período de tiempo mal, en el que quizá no eres consciente, y si lo eres, tratas de poner todo de tu parte para cambiar ese malestar o esa situación que te está haciendo sufrir, y te das cuenta que tu solo no puedes, significa que ha llegado el momento de pedir ayuda.

El entrenamiento en habilidades sociales es muy útil para:

    - Hacer peticiones
    - Rechazar peticiones (Saber decir “NO”)
    - Recibir y hacer halagos
    - Resolver conflictos interpersonales
    - Saber responder de manera correcta a las críticas o a comportamientos inadecuados de los       demás
    - Hacer críticas a los demás, de manera que defendamos nuestros intereses sin ofender a los       demás

Dentro de los estilos de comunicación, podemos diferenciar tres estilos. ¿En cuál crees que te encuentras tú?

- El estilo pasivo: las personas que se comunican mediante un estilo pasivo no defienden sus intereses, no expresan desacuerdos ni lo que sienten realmente, y consideran que los demás tienen más derechos que ellos mismos para exponer su punto de vista. Este estilo genera baja autoestima, además de sufrir sentimientos de desamparo, depresión y tensión a la hora de mantener relaciones interpersonales.

- El estilo agresivo: Estas personas no tienen en cuenta los sentimientos ni intereses de los demás. Son capaces de amenazar, acusar, insultar y agredir, con la intención de alcanzar sus objetivos.

- Estilo asertivo: Consiguen sus objetivos sin dañar a los demás. Saben actuar y decir las cosas en el momento oportuno, siendo sinceros y francos con ellos mismos y con los demás. Respetan a las personas que les rodean. La asertividad es una parte fundamental de las habilidades sociales. La persona asertiva expresa su punto de vista, respetando el punto de vista y derechos de los otros.

AddThis Sharing
Show